PsiConecta
Home | Temas de salud |
Bipolaridad

Bipolaridad


Compartir

¿Hay algunos días en que te sientes sumamente irritable, mientras que en otros te embarga la tristeza? ¿Experimentas períodos de intensa energía donde te es difícil conciliar el sueño, mantener tu concentración o terminar las cosas que debes hacer? Algunas personas con estos síntomas presentan un trastorno bipolar. En este apartado encontrarás información sobre las características, síntomas y tratamiento de dicho trastorno.

Bipolaridad

El trastorno bipolar es un trastorno mental que hace que las personas experimenten cambios evidentes, a veces extremos, en el estado de ánimo y el comportamiento. A veces, las personas con trastorno bipolar se sienten muy felices o “animados” y son mucho más enérgicos y activos de lo habitual. Otras veces, se sienten muy tristes o “abatidos” y son mucho menos activos de lo normal. No es lo mismo que los altibajos normales, sino que cambios de humor extremos, a menudo no provocados, y van acompañados de cambios en el sueño, el nivel de energía y la capacidad de pensar con claridad. En esta sección encontrarás información sobre las causas del trastorno bipolar, cuáles son sus síntomas, tratamientos y recomendaciones para su abordaje. 

Los episodios de cambios en el estado de ánimo pueden ocurrir en raras ocasiones o muchas veces por año. Aunque la mayoría de las personas presentan síntomas emocionales entre los episodios, es posible que algunas no presenten ninguno.

Síntomas

  1. Manía e hipomanía

La manía y la hipomanía son dos tipos diferentes de episodios, pero tienen los mismos síntomas. La manía es más grave que la hipomanía y causa problemas más notorios en el trabajo, la escuela y las actividades sociales, así como dificultades en las relaciones. Además, la manía puede provocar una desconexión de la realidad (psicosis) y requerir hospitalización.

Tanto los episodios maníacos como los hipomaníacos comprenden tres o más de los siguientes síntomas:

  • Autoestima exagerada o grandiosidad
  • Disminución de la necesidad de dormir
  • Más hablador de lo habitual o verborreico
  • Fuga de ideas o experiencia subjetiva de que el pensamiento está acelerado
  • Distraibilidad
  • Aumento de la actividad intencionada o agitación psicomotora
  • Implicación excesiva en actividades placenteras que tienen un alto potencial para producir consecuencias graves
  1. Episodio depresivo mayor

Un episodio depresivo mayor consiste en síntomas que son lo suficientemente graves para causar dificultades evidentes en las actividades cotidianas, como el trabajo, la escuela, las actividades sociales o las relaciones. Un episodio comprende cinco o más de los siguientes síntomas:

  • Estado anímico depresivo, como sentirse triste, vacío, desesperanzado o tener ganas de llorar (en niños y adolescentes, el estado anímico depresivo puede manifestarse como irritabilidad)
  • Marcada pérdida del interés o de la capacidad para sentir placer en todas —o en casi todas— las actividades
  • Adelgazamiento importante sin hacer dieta, aumento de peso, o disminución o aumento del apetito (en niños, la imposibilidad para aumentar de peso según lo esperado puede ser un signo de depresión)
  • Insomnio o dormir demasiado
  • Agitación o comportamiento más lento
  • Fatiga o pérdida de la energía
  • Sentimientos de inutilidad, o culpa excesiva o inadecuada
  • Disminución de la capacidad para pensar o para concentrarse, o indecisión
  • Pensar en el suicidio, planificarlo o intentarlo

Tipos

Existen distintos tipos de trastorno bipolar y de trastornos relacionados:

  • Trastorno bipolar I. Experimentar al menos un episodio maníaco que puede estar precedido o seguido de un episodio hipomaníaco o un episodio depresivo mayor.
  • Trastorno bipolar II. Experimentar, al menos, un episodio depresivo mayor y, como mínimo, un episodio hipomaníaco, pero nunca un episodio maníaco. El trastorno bipolar II no es una forma más leve de trastorno bipolar I, sino un diagnóstico diferente. Mientras que los episodios maníacos del trastorno bipolar I pueden ser graves y peligrosos, las personas que tienen trastorno bipolar II pueden estar deprimidas durante períodos más largos, lo cual puede causar un deterioro importante.
  • Trastorno ciclotímico. Experimentar durante al menos dos años —o un año en el caso de niños y adolescentes— muchos períodos con síntomas de hipomanía y períodos con síntomas depresivos (aunque menos graves que la depresión mayor).
  • Otros tipos. Estos comprenden, por ejemplo, el trastorno bipolar y los trastornos relacionados inducidos por ciertos medicamentos o bebidas alcohólicas, o debidos a una enfermedad, como la enfermedad de Cushing, la esclerosis múltiple o un accidente cerebrovascular.

Curso de la Enfermedad

Si bien el trastorno bipolar puede aparecer a cualquier edad, generalmente se diagnostica en la adolescencia o poco después de los 20 años. Los síntomas pueden variar de una persona a otra y pueden cambiar con el paso del tiempo.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer trastorno bipolar o que pueden actuar como desencadenantes del primer episodio son:

  • Tener un pariente consanguíneo (como padre o hermano) con trastorno bipolar
  • Períodos de mucho estrés, como la muerte de un ser querido u otras experiencias traumáticas
  • Abuso de alcohol o de drogas

Tratamiento

Aunque el trastorno bipolar es una afección de por vida, puedes controlar los cambios en el estado de ánimo y otros síntomas siguiendo un plan de tratamiento. En la mayoría de los casos, el trastorno bipolar se trata con medicamentos (brindados por un psiquiatra) y apoyo psicológico (psicoterapia brindado por un psicólogo).

En el caso de ser diagnosticado con trastorno bipolar, presentamos algunas estrategias que pueden ayudarte a evitar que los síntomas leves se conviertan en episodios maníacos o depresivos completos:

  • Presta atención a las señales de advertencia. Tratar los síntomas de forma temprana puede evitar que los episodios empeoren. Es posible que hayas identificado un patrón en los episodios bipolares y qué es lo que los desencadena. Si sientes que estás a punto de entrar en un episodio maníaco o depresivo, llama a tu médico. Pídeles a tus familiares o amigos que también estén atentos a las señales de advertencia.
  • Evita las drogas y el alcohol. El consumo de alcohol o drogas recreativas puede empeorar los síntomas y aumentar las probabilidades de que regresen.
  • Toma tus medicamentos exactamente como se te indicó. Es posible que te sientas tentado a suspender el tratamiento: no lo hagas. Si dejas de tomar el medicamento o reduces la dosis por tu cuenta, es posible que sufras efectos de abstinencia o que los síntomas empeoren o regresen.

Apoyo por parte de Cuidadores

El apoyo de parte de familiares, cuidadores o gente cercana a una persona con trastorno bipolar es altamente recomendable en su tratamiento. En este apartado podrás encontrar recursos sobre maneras en que puedes apoyar a una persona con trastorno bipolar.

¿Qué hacer si piensas que alguna persona tiene trastorno bipolar?

https://www.sochitab.cl/post/qué-hacer-si-usted-piensa-que-alguna-persona-tiene-trastorno-bipolar

Formas de apoyar a la persona con trastorno bipolar

https://www.sochitab.cl/post/formas-de-apoyar-a-la-persona-con-trastorno-bipolar

¿Cómo abordar la fase depresiva de mi familiar?

https://www.sochitab.cl/post/como-abordar-la-fase-depresiva-de-mi-familiar

¿Cómo abordar la fase maníaca de mi familiar?

https://www.sochitab.cl/post/como-abordar-la-fase-man%C3%ADaca-de-mi-familiar

Artículos Relacionados

Suscríbete a nuestro newsletter